Debate internacional sobre problemas de alcance global

Fecha: martes, 02 de mayo de 2017 a las 17:30h

Debate internacional sobre problemas de alcance global

En el Aula Magna de nuestra universidad, ante los cerca de doscientos estudiantes de secundaria y bachillerato, provenientes de veinte países de Europa, que han participado en la última edición del “The Change World Model United Nations”, la consellera de Educación, Meritxell Ruiz, apeló al compromiso de la juventud con los valores de la ONU. Valores que se resumen en el trinomio “democracia, libertad y valores humanos”.

La consellera participó en la ceremonia de apertura de esta edición del CWMUN, debate estudiantil internacional que se ha celebrado por primera vez en Barcelona bajo el impulso del col·legi Saint Peter's School Barcelona i de la Assoziazione DIplomatici.

Durante su intervención, la consellera aseguró que iniciativas como el CWMUN suponen una oportunidad de que los jóvenes tomen conciencia de los problemas del mundo y responsabilicen de solucionarlos. El cambio “dependerá de vuestra acción y compromiso”, aseguró. En esta línea, hizo alusión a uno de los temas que se han tratado en esta edición del CWMUN: la crisis de los refugiados: “un problema global que reclama una solución global”.

Además de Meritxel Ruiz, intervinieron en la inauguración el rector, Carlos Pérez del Valle, el director general de Saint Peter’s School, Josep Maria Ginjaume, y el secretario general de CWMUN, Alessandro Dimaiuta. Además, en representación de los estudiantes, hicieron uso de la palabra Carmen Garrido (Colegio Luis Vives, Mallorca), Alejandra Granja (La Salle, Santiago de Compostela), Lia Mikhelashvili (Guivy Zaldastanishvili American Academy In Tbilisi, Georgia), Elena Riera (Institut Vilatzara) y David Elharrar (St. Peter’s School) y la directora de l’assemblea general de CWMUN Barcelona, Ainhoa Hernández, estudiante de segundo de bachillerato de Saint Peter’s School.

La propuesta del CWMUN consiste en promover entre los jóvenes la capacidad de dialogar y articular soluciones, tomando como modelo el funcionamiento de la ONU. Los participantes actúan como si fueran los delegados de diferentes países miembros de Naciones Unidos. En este caso, en la “Asamblea General” se trató la cuestión de la respuesta humanitaria a la crisis de los refugiados. Posteriormente, se articularon comisiones de seguridad sobre cuestiones específicas como el conflicto en Siria, la situación en la República Centroafricana, la convulsión en Yemen, el genocidio en Ruanda, o la situación de Myanmar.

Meritxell Ruiz