El director de estudios de Ciencias Políticas, Stefano Abbate, acudió a finales de la semana pasada al desayuno informativo que ofreció en Barcelona el portavoz y director de Comunicación del Parlamento Europeo, Jaume Duch

Fecha: miércoles, 11 de julio de 2018 a las 14:45h

Retos de la UE a un año de las europeas

El director de estudios de Ciencias Políticas, Stefano Abbate, acudió a finales de la semana pasada al desayuno informativo que ofreció en Barcelona el portavoz y director de Comunicación del Parlamento Europeo, Jaume Duch. El propósito del encuentro era analizar la actualidad de la Unión Europea ante la perspectiva de las elecciones europeas que se celebrarán dentro de un año.

Según expuso Duch, los comicios darán lugar a una composición parlamentaria sustancialmente diferente de lo que ha sido frecuente en este órgano legislativo comunitario. En este sentido, pronostica no sólo que no habrá mayoría absoluta de ningún partido, sino que se dará lugar a una cámara muy fragmentada, alejada del bipartidismo que ha regido hasta ahora los equilibrios parlamentarios. Este escenario obligará a un acuerdo transversal, tanto para la elección del presidente del Parlamento como el de la Comisión.

Ante este contexto de atomización, Duch compartió su temor a que el euroescepticismo adquiera un peso sustantivo dentro del Parlamento. Una circunstancia que marcaría una tendencia hasta ahora inédita en este órgano legislativo, que tradicionalmente ha sido una palanca impulsora de la integración. Al respecto, Duch aludió a la posibilidad cierta de que se produzca un movimiento renacionalizador, que consistiría en la recuperación de cuotas de soberanía por parte de los estados.

La composición del futuro Parlamento también tendrá relevancia en la cuestión del Brexit, ya que el Parlamento ha de ratificar el acuerdo que eventualmente se alcance. El ponente ha subrayado el mantenimiento de la unidad de los países miembros en esta cuestión, pese a los intentos del Reino Unido de quebrar esta uniformidad mediante el ofrecimiento de acuerdos bilaterales. Duch, además, considera que sería un mal ejemplo para el resto de socios si se pactara una salida en la que el Reino Unido mantuviera la mayoría de las ventajas de pertenecer a la Unión sin ninguna o casi ninguna de las obligaciones.

Sobre el euroescepticismo, el director de Comunicación del Parlamento Europeo afirma que éste está muy ligado al hecho de la inmigración, fenómeno ante el cual la UE aún no ha conseguido dar una respuesta, valoró.

El profesor Abbate, que asistió atento a las reflexiones de Duch, aprecia que, además de señalar al populismo y euroescepticismo como amenazas para la Unión, cabría un análisis de cuáles son las razones que han llevado a su crecimiento. A su juicio, falta en la Unión una dosis de “cuestionamiento crítico” sobre cómo promover una “integración más cercana a la ciudadanía”. “La integración no puede ser sólo económica, sino que debe ser fiel a la historia y cultura de Europa”, señala Abbate.

 

Elecciones europeas