En Siria, “lo peor está por llegar”, advierte Tomás Alcoverro

Fecha: jueves, 20 de abril de 2017 a las 13:00h

En Siria, “lo peor está por llegar”, advierte Tomás Alcoverro

La guerra de Siria no solo está lejos de acabar, sino que “lo peor está por llegar”, ha afirmado el corresponsal de La Vanguardia en Beirut, Líbano, Tomás Alcoverro, en la conferencia realizada en nuestra universidad con motivo de la publicación de su último libro, ¿Por qué Damasco?, de la Editorial Diéresis.

Alcoverro ha señalado que “el corazón de los problemas de Oriente Medio sigue intacto” y radica en la ocupación judía de Palestina, sin la cual no se pueden entender los conflictos y a la que posteriormente se le han ido añadiendo otros problemas. Entre ellos, “el gravísimo error de EE.UU de empezar la guerra contra Irak”, en vez de haber tomado medidas contra Arabia Saudita, de donde provenían la mayoría de terroristas y su financiación. En referencia a esta contienda, ha sentenciado que “no ha habido un presidente más destructivo en Irak que el presidente Obama”, cuya política de actuación consistió en “acompañar las primaveras”, a las que consideraban movimientos pro-occidentales y pro-democráticos.

Intentar comprender los conflictos abiertos en Oriente Medio en una hora sería una tarea imposible, comenta, y asegura que “aquel que cree entender el Oriente Medio  es porque se lo han explicado mal”.

Durante la conferencia, el corresponsal ha hecho hincapié en la figura de los alauitas para poder comprender el desarrollo de la guerra Siria. Los alauitas son minoría en Siria, suponen entre el 10 y 12% de la población y pertenecen a la rama de los chiitas. Esta minoría, siempre oprimida, postergada y maltratada, entró en la administración siria gracias a los colonos franceses, quienes necesitaban ayuda local y dejaron entrar a la minoría alauita en el ejército. De esta forma, poco a poco, fueron entrando en el partido Baaz y consiguiendo más poder. Actualmente, con el apoyo de otras minorías, entre ellas la cristiana, los alauitas son el núcleo del poder en Siria. Sin embargo, tras años de guerra civil,  se han distanciado del gobierno del también alauita Bashar Al Assad.

Tomás Alcoverro