Ha sido en el contexto de la Lección Magistral de la ceremonia, en la que la directora del grado en Psicología, Laura Amado, ha expuesto cómo la universidad, en general, y nuestra universidad, en particular, son un espacio idóneo para construir resiliencia

Fecha: jueves, 18 de octubre de 2018 a las 13:15h

Afirmación de resiliencia en la inauguración de curso

En el día de la inauguración solemne del curso académico, la Universitat ha proyectado una mirada sobre sí misma para escrutar si, ciertamente, es un ámbito de promoción del crecimiento y la superación personal de los estudiantes. Ha sido en el contexto de la Lección Magistral de la ceremonia, en la que la directora del grado en Psicología, Laura Amado, ha expuesto cómo la universidad, en general, y nuestra universidad, en particular, son un espacio idóneo para construir resiliencia (Construir la resiliencia en la universidad: de la teoría a la práctica educativa).

El enfoque de Amado sobre la resiliencia ha sido el propio de la psicología positiva, una corriente que pone el acento en las condiciones que “favorecen el desarrollo pleno del ser humano”, en contraposición con la tendencia clásica sobre la normalidad, más centrada en indagar sobre el origen de las dificultades y las patologías. Desde este punto de vista de la psicología positiva, emerge con fuerza la evidencia de que “los elementos que favorecen la resiliencia ante la adversidad son los mismos que favorecen el sentimiento de bienestar y un crecimiento saludable en personas que no han vivido ningún trauma”.
 
Según ha descrito Amado, la resiliencia es algo que se puede modelar en el ámbito personal, familiar y comunitario y se sustenta en cuatro pilares: apoyo externo, fuerza interior, capacidades interpersonales y espiritualidad. Además, se ha referido a los seis factores que favorecen la resiliencia en un contexto educativo: enriquecer vínculos, fijar límites claros y firmes, enseñar habilidades para la vida, brindar afecto y apoyo, establecer y transmitir expectativas elevadas y brindar oportunidades de participación significativa.

Delimitadas estas condiciones, la cuestión radica en comprobar si “en la práctica educativa en la universidad las estamos desarrollando”. A su juicio, la respuesta debe ser afirmativa. “La mayoría de ellos, por no decir todos, con mayor o menor profundidad, los tenemos presentes y los estamos desarrollando”. En este sentido, ha hecho una interpretación de los métodos, actividades y servicios que la Universidad ofrece para encontrar en ellos una semilla de resiliencia. Y, para finalizar, Amado ha hecho un llamamiento a los estudiantes de primer curso para que se involucren en la vida del campus, “pues sólo a través de la entrega, del servicio prestado a otros, es como se alcanza el verdadero crecimiento personal”.

Proyectos de futuro

La lección magistral ha sido el momento central de un acto que ha servido para inaugurar oficialmente el presente curso y dar lectura a la memoria del curso. De ello se ha encargado la secretaria general, Ana Beriain, cuyas palabras han dado paso a un resumen de la memoria en formato audiovisual.

Beriain se ha referido a unos datos que consolidan “una buena base” para los próximos años. Y de futuro ha hablado la rectora, Eva Perea, que ha compartido su ilusión ante proyectos que están a la vista en el corto y el medio plazo: la adaptación de la oferta académica, la construcción de un nuevo edificio, la implantación de una universidad de la experiencia, la profundización en la innovación docente, la continuidad de la prioridad internacional, el establecimiento de un programa de mentoring para estudiantes o la exploración de nuevas formas de formar el talento. También ha aludido al hecho de que nuestra universidad será sede de las dos próximas ediciones del festival Drac Novell Internacional y que le corresponderá próximamente la presidencia de la Xarxa Vives.

El secretari d’Universitats i Recerca, Francesc Xavier Grau, ha destacado la necesidad de que todos los agentes implicados cooperen en el llamado Pacto Nacional por la Sociedad del Conocimiento, de modo que Cataluña pueda construir su desarrollo futuro sobre la base del conocimiento generado en sus propias instituciones. En este sentido, ha apuntado al objetivo de que la inversión en “conocimiento propio” se sitúe alrededor del 3%, lo que implicaría duplicar la inversión actual, que entre aportaciones públicas y privadas está en el 1,5%.

Ha cerrado el acto el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas y, como tal, gran canciller de la Universitat, Alfonso Bullón de Mendoza. En su intervención ha hecho referencia a la vocación de nuestra universidad de ser centro de “irradiación de pensamiento católico” y a la conveniencia de aligerar las responsabilidades burocráticas que actualmente tienen los profesores investigadores. Completaban la mesa presidencial el rector honorario de la UAO CEU, Juan Corona, y el obispo auxiliar de Barcelona, Sergi Gordó.

 

Resiliencia