🎓 Un Día de Europa lleno de incertidumbre sobre la UE

la coyuntura crítica que ya vivía se le ha unido la crisis económica derivada de la emergencia sanitaria. Esta realidad está poniendo a prueba de tal modo la solidez del proyecto europeo que no sería “en absoluto descartable un escenario de disolución”. 

Fecha: viernes, 08 de mayo de 2020 a las 18:00h

Día de Europa: la solidaridad es inaplazable

El día 9 de mayo, la Unión Europea celebra el aniversario de la Declaración Schuman (Día de Europa) y este año lo hace con la vista puesta en importantes desafíos pendientes. A la coyuntura crítica que ya vivía se le ha unido la crisis económica derivada de la emergencia sanitaria. Esta realidad está poniendo a prueba de tal modo la solidez del proyecto europeo que no sería “en absoluto descartable un escenario de disolución”. 

Así lo advierte el director de nuestro grado en Ciencias Políticas, Stefano Abbate, que reivindica que las recetas que se apliquein contra la crisis se inspiren en el principio de solidaridad recogido en el artículo 222 del Tratado de Fundación de la Unión Europea, cosa que no ha sucedido así hasta la fecha. “Estamos asistiendo a una grave falta de empatía entre las naciones”, considera. A su juicio, los instrumentos que se han arbitrado para ayudar a los países más castigados por la crisis son “muy insuficientes” y revelan una “gran ceguera”: â€œEl modelo del rescate de Grecia no puede ser el ejemplo a seguir. Antes al contrario, si la UE ha de tener futuro como proyecto político, se necesita un cambio de paradigma que consista en la asunción de un destino común.

En el fondo, las ayudas que se han implementado “no son más que préstamos que pueden únicamente emplearse en gastos sanitarios”, considera este politólogo. Desde luego, distan mucho de la fórmula por la que se decanta: “Los países europeos tienen que compartir los costes económicos de la crisis y desarrollar un nuevo plan Marshall de refinanciación”. Para comenzar, esta actuación debería iniciarse con un “plan de choque a modo de helicopter money” con la garantía de la misma UE. “Esto significaría una verdadera solidaridad, tal y como implican los tratados”. 

La decisión de la Corte Constitucional

Además, hay que tener en consideración que la crisis del coronavirus ha incidido sobre países que aún notaban los efectos de la crisis económica anterior. Tras los estragos de la debacle financiera de 2008, “muchos países no pueden permitirse no experimentar ahora una salida de la crisis en V”, observa Abbate. Por esta razón, le parece que no va en la buena dirección la decisión tomada por la Corte Constitucional alemana, según la cual, si el BCE prosigue con la compra desproporcionada de deuda, el Bundesbank debería dejar de participar en estas compras. Esto “sería un golpe mortal para las economías europeas y la quiebra económica de varios países, que no podrían encontrar financiación fácil, con bajos tipos de interés”. 

Implicaciones geopolíticas

Del refuerzo de la solidaridad y la capacidad para llegar a un compromiso común ante la crisis no sólo se depende la continuidad de la Unión Europea como proyecto político, también el orden global quedará muy marcado. “Una situación económica negativa con perspectivas todavía peores es el caldo de cultivo de todo tipo de solución simplista como el populismo y el nacionalismo”, expone Abbate. La cuestión es que el auge de estos movimientos puede conllevar un corrimiento de tierras geopolítico, ya que, liquidada la solidaridad entre miembros de la UE, estas corrientes “deberán buscar hacia fuera nuevos partners económicos. China ya se ha posicionado para entrar como fuerza de rescate para algunos países en crisis. El tablero geopolítico que hemos conocido hasta ahora puede saltar por los aires en un contexto donde Europa se convierte en terreno de conquistas de otras naciones”.

Del mismo modo, la crisis puede suponer un giro copernicano en las tendencias que han definido políticamente nuestro tiempo. “La crisis del coronavirus es, ciertamente, un golpe al globalismo”. En el marco europeo, si la UE no es capaz de dar respuesta a los desafíos actuales, “los estados volverán a recobrar la porción de soberanía que habían ido cediendo”, destaca Abbate. 

Día de Europa: la solidaridad es inaplazable