Dentro del plan de inmersión en el mundo profesional que se desarrolla en el e/xperience day, recientemente se abordó a fondo la realidad de una figura clave en el funcionamiento de las empresas: la del director general.

Fecha: martes, 04 de diciembre de 2018 a las 14:00h

El director general prefiere la brújula al reloj

Dentro del plan de inmersión en el mundo profesional que se desarrolla en el e/xperience day, recientemente se abordó a fondo la realidad de una figura clave en el funcionamiento de las empresas: la del director general. Para tratar el asunto se contó con la presencia Ignacio Manzano, una persona con amplia experiencia en el ejercicio de la alta dirección en diferentes sectores (financiero, servicios, inmobiliario, seguros, transporte, logística). Actualmente, el ponente es director general de Senfisa Business Consulting.

Manzano se refirió a la dirección general como una responsabilidad en la que caben multitud de tareas, que él ha sintetizado en cinco funciones: orientar, organizar, planificar, liderar y controlar. Y todo ello orientado a un propósito fundamental: la creación de valor. “Si un director general no crea valor, vendrá otro que lo hará”.

Por esta misma razón, el director general debe tener como objetivo primordial “crear futuro”. No se trata tanto de resolver problemas actuales sino de diseñar la estrategia que marcará el crecimiento y evolución de la organización. “Hay que dejar el reloj para coger la brújula”.

Manzano se ha referido a la ambivalencia que debe caracterizar al director general, que es una figura que debe “saber combinar el mundo de las ideas y el de los números”. Además, ha de estar “atento a las tendencias, mejorar los procesos, promover cambios disruptivos y estar obsesionado con el cliente”.

 

Ignacio Manzano