El pasado sábado se celebraron las primeras sesiones de la segunda edición del Programa de Emprendimiento y Liderazgo para estudiantes de bachillerato

Fecha: lunes, 12 de febrero de 2018 a las 14:45h

El emprendimiento es la opción de la libertad

El pasado sábado se celebraron las primeras sesiones de la segunda edición del Programa de Emprendimiento y Liderazgo para estudiantes de bachillerato. El programa propone un recorrido de seis semanas en el que los participantes trabajan conceptos de emprendimiento y liderazgo a partir de la reflexión sobre temas clave de la cultura y la sociedad de nuestro tiempo.

Empresa y aventura” es el binomio que ha planteado en su exposición el catedrático de Economía Aplicada y director general del Instituto de Empresa Familiar, Juan Corona. El emprendimiento es “libertad”, sólo esta opción te da la opción de “hacer lo que más te gusta”. Y en este acto de afirmación de las ideas propias se encuentra también el germen de la empresa. Detrás de todo empresario “siempre hay un emprendedor que ha triunfado en su proyecto”.

Y es que la empresa no sólo consiste en un producto o balances económicos, el componente personal es fundamental. Así lo demuestran algunas grandes compañías que se resintieron mucho con la retirada de las personas que las impulsaron con su genio y su carisma. La química personal también es básica. “No es de extrañar que algunos de los grandes proyectos empresariales hayan sido impulsados por dos personas que eran amigas. Si no hay feeling personal entre los socios, “la unión se disolverá ante la primera adversidad, y en la empresa las dificultades son constantes”.

Otro de los rasgos que hacen atractivo el entorno empresarial su dinamismo. “Es un mundo que no se para nunca. Un empresario se pone fecha de caducidad en el momento en el que se siente satisfecho”. Y más en el mundo actual, en el que los cambios se suceden vertiginosamente. “Ahora un buen producto tira de la empresa no más de cinco años”.

Efectivamente, todo esto dibuja un panorama de gran tensión competitiva. Pero éste es un factor que Corona cree necesario. “Si no quisiéramos competir, no habría incentivo para hacer las cosas mejor”.

Antes de la de Corona, el Programa de Emprendimiento y Liderazgo había empezado con un taller dedicado a la persona como ser comunicativo. “Cada vez más, las empresas necesitan personas que mejoren su comunicación”, ha  dicho el actor y profesor de Comunicación, Quim Casas. La comunicación trasciende de lo verbal e integra una gran diversidad de planos. Casas ha citado cinco aspectos clave: energía, cuerpo, respiración, voz y emoción. Este último factor es fundamental para persuadir. “Las personas que impactan son las que se emocionan con aquello que dicen o hacen”.

Juan Corona