🎓 Fundamentos literarios del juez bohemio

Se puede ser juez y bohemio al mismo tiempo. José María Asencio es ambas cosas: juez, profesor de Derecho Procesal de nuestra universidad, responsable de Relaciones Externas e Institucionales de la Escuela Judicial y autor de la novela En busca de la irrealidad (ECU Ediciones). 

Fecha: viernes, 19 de noviembre de 2021 a las 14:30h

Fundamentos literarios del juez bohemio

La mente jurídica y la idiosincrasia bohemia de la que brota el arte parecen conceptos antagónicos, pero no lo son. Es cierto que Azorín dejó sus estudios de Derecho para entregarse a su vocación literaria, y como él ha habido muchos, pero también lo es que ponerse la toga no tiene por qué agostar la inspiración creativa. 

Se puede ser juez y bohemio al mismo tiempo. José María Asencio es ambas cosas: juez, profesor de Derecho Procesal de nuestra universidad, responsable de Relaciones Externas e Institucionales de la Escuela Judicial y autor de la novela En busca de la irrealidad (ECU Ediciones). 

Acompañado de la decana de Derecho y Empresa, María Jesús Pesqueira, y del profesor de Literatura de ESADE, Matías Rodríguez, Asencio presentó su novela en el Salón de Grados de nuestra universidad. 

Reivindica la bohemia, por su conexión esencial con la creación. “Al igual que el amor, que, si no es sincero, no es amor,la bohemia no es tal si no está vinculada a la creación artística”. Asencio se aferra a la bohemia como “instrumento frente a la superficialidad de un mundo mecanizado y postmoderno”. 

Según expresó, el hombre tiene dos sustentos: “respirar y crear”. La segunda requiere de la reflexión distendida, de la tertulia sin líneas rojas sobre los grandes temas que afectan a la persona. “Hoy es más necesario que nunca debatir sobre la vida, el amor y el vino”. Pura bohemia. 

En cierto modo, es esto lo que se ha propuesto hacer a través de su novela. “Es un libro que trata de todo y de nada”. Es una invitación a caminar sin rumbo definido por las calles de Barcelona, París o México D.F. “Esto es lo que vais a encontrar”, anunció a la audiencia de estudiantes que asistió a la presentación. 

Este errático itinerario de Manuel, protagonista de la novela y trasunto del propio autor, tendrá, sin embargo, un anclaje muy determinado: las calles del Raval. La elección no es azarosa, José María Asencio se estableció durante un periodo de su vida en un piso del Raval y, por otro lado, no hay que olvidar que “es en la noche del Raval donde han vivido los bohemios”. 

Asencio no lo ha olvidado, y, de hecho, cree que esta perspectiva enriquece su función en la administración de justicia. “Un buen abogado o un juez tienen que saber existir. Falta impulsar la cultura y la reflexión”. Se puede empezar por la lectura de En busca de la irrealidad. 

Fundamentos literarios del juez bohemio